Generic selectors
Buscador
Buscador
Buscador
Post Type Selectors
Logo IHE
Generic selectors
Buscador
Buscador
Buscador
Post Type Selectors

La inteligencia Artificial al servicio de los Tribunales Económico Administrativos

Hace varios años asistí a una conferencia impartida por Jesús Gascón, Director de la AEAT, para informar de la implementación del nuevo Suministro Inmediato de Información del IVA y le oí decir, ante el estupor del público asistente compuesto tanto por personal de la Administración como del ámbito privado, que no era descartable que en un futuro la AEAT introdujese un Troyano en los ordenadores de las empresas para analizar su contabilidad, libros registro y demás información con trascendencia tributaria.

En ese momento pensé: ¡ese es el camino! No, no es que considere que el camino para resolver el problema de los Tribunales Económico-Administrativos (en adelante TEA) sea un Troyano, sino que la respuesta a los problemas está en la búsqueda de soluciones imaginativas (como dijo aquel estrafalario hombre sabio, Albert Einstein: “si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo”). Se trata de pensar en lo impensable, de no descartar nada por absurdo que pueda parecer, de una lluvia de ideas, y, por supuesto, de la aplicación de tecnología, tecnología y tecnología (para algo hemos entrado ya hace más de 20 años en el siglo XXI)

Pues bien, ¿y si un potente ordenador dotado de Inteligencia Artificial examinara cada uno de los expedientes que entra en un Tribunal, analizara el acto impugnado, estudiase las alegaciones, lo cotejase con otras resoluciones y sentencias y, finalmente, propusiera una solución al conflicto? ¿Y si además de la propuesta redactara la resolución dejándola únicamente pendiente de revisión humana?

Actualmente, la mayoría de los expedientes en los TEA son electrónicos y solo se está utilizando una pequeña parte del potencial que ello supone. Toda la información relativa al acto impugnado, alegaciones del interesado, y documentación soporte de la regularización se encuentra en formato digital por lo que nos encontramos en condiciones de explotar dicha información de manera masiva mediante un potente ordenador.

Obviamente, la máquina no puede sustituir completamente a las personas en la resolución de conflictos, pero su ayuda puede ser de tal calibre que los plazos y los costes podrían acortarse enormemente. Piénsese, en reclamaciones de tipo repetitivo, modelizables una vez determinada la solución, piénsese, por hacerlo más visual, en las reclamaciones presentadas fuera del plazo previsto para ello y que, por tanto, son inadmisibles. En este tipo de reclamaciones, en principio, únicamente ha de comprobarse la fecha de notificación del acto y la fecha de interposición de la reclamación para determinar si es o no extemporánea, función esta que una máquina bien programada podría efectuar en segundos y, una vez determinada la extemporaneidad aplicar el correspondiente modelo y pasarlo al funcionario encargado de su revisión.

Son numerosos los supuestos en los que las cuestiones que plantean las reclamaciones económico administrativas son idénticas y por tanto su solución ha de ser la misma. Una vez determinada dicha solución, bien por el propio Tribunal, o bien por la existencia de doctrina o jurisprudencia aplicable al caso, solo resta localizar el resto de reclamaciones “gemelas” y aplicarles idéntica solución. Es en estos casos en los que un sistema de Inteligencia Artificial podría desplegar todo su potencial, identificando aquellos expedientes que suscitan cuestiones idénticas o muy similares y aplicando directamente un modelo sin intervención del funcionario más allá de la inevitable revisión a posteriori a modo de control de calidad. Estamos hablando de ahorrar miles de horas de trabajo que pueden destinarse a otros menesteres permitiendo una resolución inmediata de este tipo de cuestiones e incluso evitar los posibles errores humanos. De esta manera, los funcionarios podrían dedicar más tiempo y esfuerzo a aquellos procedimientos más complejos que requieren de un pensamiento más profundo.

 

IHE

Pero, ¿y si ahí no estuviera el límite, y si el potencial de la inteligencia Artificial no restringiese su aplicación a los casos seriados o modelizables?, ¿por qué no utilizar la inteligencia artificial para analizar las cuestiones suscitadas en expedientes de mayor complejidad? El programa podría determinar las cuestiones planteadas explorando el expediente y navegar en las bases de datos jurídicas para buscar similitudes que le permitan ofrecer una propuesta de resolución al conflicto de manera que la intervención humana se redujese a aquellas cuestiones respecto de las que no existiese doctrina o jurisprudencia aplicable al caso.

A estas alturas del artículo el estupor del lector puede ser similar al de aquella conferencia de Jesús Gastón … ¿realmente el autor de este artículo está proponiendo resolver las reclamaciones económico administrativas con una máquina?

Pues sí, en efecto, esa es la propuesta, podría parecer ciencia ficción pero ni siquiera es una propuesta original sino una realidad denominada PROMETEA. Prometea es un sistema informático desarrollado y aplicado en Argentina por el Ministerio Fiscal de la Ciudad de Buenos Aires que utiliza Inteligencia Artificial para la resolución de conflictos judiciales y que es capaz de preparar automáticamente dictámenes en cuestión de minutos según el asunto de que se trate. Su creación se sitúa en el año 2017 y según Juan Gustavo Corvalán, Co-Director del Laboratorio de Innovación e Inteligencia Artificial de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, Prometea permite resolver casos judiciales en menos de 20 segundos con un porcentaje de acierto del 96%, así como reducir el tiempo de elaboración de dictámenes jurídicos a plazos muy inferiores a los que venían siendo habituales antes de su implementación, permitiendo además reducir la cantidad de errores tipográficos en un 99% y efectuando un control exhaustivo de los aspectos formales de los documentos.

Como decía Radio Futura en los irrepetibles años 80, “en un momento comprendí, que el futuro ya está aquí”.

 

Carlos Bermejo Frontán

Inspector de Hacienda del Estado Presidente del Tribunal Económico Administrativo Regional de Madrid (TEAR)

207 lecturas

Otros artículos recientes

Comparte este post

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn